Inhalt

El apoyo financiero de proyectos

Principios y directrices

Kindermissionswerk ,Die Sternsinger' es la sección alemana de la Obra Pontificia de la Infancia Misionera (Pontificia Opera Missionaria della Santa Infanzia, POSI) en Roma, que agrupa mundialmente a 120 instituciones de ayuda para la infancia. Aparte de la labor de educación misionera que realiza en Alemania, Kindermissionswerk tiene por objetivo, según lo consagrado en nuestros estatutos, el "apoyo a los niños más desfavorecidos que se hallan en peligro o (...) que viven una emergencia o que requieren ayuda urgente" tanto en África, Asia, América Latina, Oceanía como Europa del Este, mediante la promoción de su "desarrollo religioso, social y cultural" y "la promoción de proyectos infantiles de cooperación para el desarrollo". Aparte de ello, tenemos la misión de apoyar a las respectivas iglesias locales en su "labor misionera, pastoral y social" (artículo 3). Kindermissionswerk cumple con todos estos objetivos especialmente mediante la promoción económica de proyectos sociales y/o pastorales realizados en beneficio de los niños y los jóvenes.

La situación de millones de niños y jóvenes de todo el mundo sigue siendo alarmante aun a principios del tercer milenio. El 86 % de los 2.200 millones de niños del mundo vive en los países en vías de desarrollo. En muchas regiones del Sur, los niños y los jóvenes representan hasta el 70 % de la población total. La sexta parte de todos los niños (en su mayoría niñas) no asiste a la escuela. Millones de niños y jóvenes están afectados por la falta de perspectivas de futuro y se encuentran al margen de la sociedad. La cifra de niños en situación de calle asciende a 100 millones a nivel mundial. Uno de cada cuatro niños menor de cinco años sufre de malnutrición o desnutrición. A diario mueren en el mundo 15.000 niños como consecuencia de la pobreza. Millones de niños y jóvenes sufren abandono emocional, crecen desprotegidos y corren peligro de terminar en la miseria, convertirse en criminales o prostituirse.

Kindermissionswerk ,Die Sternsinger' promueve proyectos que mejoran directa o indirectamente las condiciones de vida de los niños y los jóvenes. Los proyectos se deben planear y ejecutar de forma participativa. El bienestar y los derechos de los niños y los jóvenes están siempre en el centro de nuestra atención. A los niños y los jóvenes se les debe escuchar activamente para poder tener en cuenta sus necesidades y anhelos. Damos prioridad a los programas de base desarrollados a nivel local. En todas las áreas de promoción buscamos luchar contra la pobreza y fortalecer la capacidad de autoayuda de la comunidad en beneficio de los niños. Nuestros colaboradores están a disposición como interlocutores ofreciendo asesoramiento técnico a la hora de presentar las solicitudes y realizar los proyectos.

Los principios e instrucciones que presentamos a continuación sirven de orientación y guía a solicitantes y a nuestras contrapartes que desean iniciar o están llevando a cabo proyectos con ayuda de Kindermissionswerk ,Die Sternsinger' en beneficio de los niños más desfavorecidos. Después de presentar y explicar en la primera parte los principios y las áreas de promoción de Kindermissionswerk, se dan en una segunda parte las instrucciones detalladas sobre la forma en que deben presentarse las solicitudes ante nuestra institución. En la última parte se exponen los requisitos que deben cumplirse a la hora de rendir cuentas sobre los proyectos.

Kindermissionswerk ,Die Sternsinger' desea que estos principios e instrucciones sirvan como un instrumento para la mejora efectiva de la situación de los niños más desfavorecidos en África, Asia, Oceanía, América Latina y Europa del Este, así como para el trabajo de cooperación internacional en equipo con las respectivas iglesias locales e instituciones solicitantes.

Nuestra misión: Ayuda y esperanza para niños en necesidad


En el Evangelio, Jesús pone en el centro los niños discriminados y se identifica con ellos: "El que reciba a un niño como éste en mi nombre, a mí me recibe; y el que me reciba a mí, no me recibe a mí sino a Aquel que me ha enviado." (Marcos 9,37). Para Jesús, acoger a un niño significa, pues, acoger a Dios mismo y es un acto fundamental de fe e imitación de Jesús. En consecuencia y ante el abandono, los peligros y la explotación a los que se ven expuestos millones de niños y jóvenes, la tarea primordial de los cristianos es proporcionarles la seguridad, la protección y las posibilidades de desarrollo que necesitan para vivir una vida digna.

Como institución de ayuda católica, Kindermissionswerk ,Die Sternsinger' se siente especialmente comprometida con el mensaje del Evangelio y la concepción cristiana del hombre. Por ello, nuestra Institución lucha por que los niños y jóvenes desfavorecidos experimenten una mejora sustancial de su situación de vida y con ello un mensaje liberador de Dios. En el sentido del planteamiento integral que perseguimos en Kindermissionswerk con nuestra labor, esto también incluye necesariamente la asistencia espiritual. De ello resulta una misión múltiple en la promoción de proyectos: la lucha contra la pobreza centrada en el desarrollo, la defensa de los derechos de los niños y jóvenes, la catequesis y la ayuda pastoral. La labor de Kindermissionswerk se desarrolla en un marco de tolerancia ecuménica y de respeto a otras religiones e ideologías.

Opción preferencial por los pobres


Kindermissionswerk está comprometida con la opción preferencial por los pobres enraizada en el Evangelio. En consecuencia, adoptamos básicamente la perspectiva de los pobres y desfavorecidos a la hora de evaluar las solicitudes de proyectos: Los niños y jóvenes que viven en la pobreza son nuestro grupo objetivo primario. La ayuda se concentra, por tanto, en los países y las regiones especialmente desfavorecidas, en las cuales se apoya a niños y jóvenes marginados o expuestos a riesgos concretos: niños con discapacidad, niños abandonados, excluidos y víctimas de abusos, niños enfermos y que padecen hambre, y niños en situaciones de catástrofe y bajo condiciones de guerra. Nuestra opción preferencial por los pobres se refiere también a los niños y jóvenes que, sin ser especialmente pobres materialmente, se encuentran social y emocionalmente abandonados.

Niños y jóvenes como grupo objetivo y actores


El grupo objetivo de Kindermissionswerk son los niños y jóvenes de hasta 18 años de edad. En casos excepcionales también se apoya a adolescentes de mayor edad y a jóvenes adultos, especialmente a aquellos con una discapacidad, siempre que participen en proyectos o programas correspondientes dirigidos a jóvenes para los cuales Kindermissionswerk proporciona ayudas. Los proyectos y programas ofrecen ayuda a niños y jóvenes independientemente de su religión, origen étnico y color de la piel. La ayuda brindada a niños y jóvenes requiere igualmente el apoyo de los padres y educadores, así como de las organizaciones que realizan actividades de representación de los intereses de los niños y jóvenes.

Especial importancia tiene aquí la ayuda prestada a las niñas, que son especialmente desfavorecidas en muchos lugares. En toda circunstancia es imprescindible salvaguardar y proteger la integridad corporal, espiritual y sexual de niñas, niños y jóvenes. Los niños y los jóvenes no son meros beneficiarios de ayudas. Por el contrario, representan por sí mismos una fuerza espiritual y social al servicio de una transformación positiva del mundo. Por ello, los proyectos y programas apoyados por Kindermissionswerk también están siempre dirigidos a reconocer y fomentar el potencial de los niños y jóvenes.

Cooperación y responsabilidad


En aras de cumplir nuestra misión, Kindermissionswerk apoya en primera línea iniciativas pastorales y sociales de contrapartes y organizaciones en los territorios de las diócesis de los países de destino. En su mayoría, las organizaciones contraparte actúan como responsables jurídicos del proyecto dentro de las diócesis, como es el caso de las curias diocesanas, parroquias, congregaciones, organizaciones eclesiásticas y movimientos, aunque también se puede tratar de organizaciones no gubernamentales (ONG) que defienden la concepción cristiana del hombre y los derechos de los niños y los jóvenes. Las organizaciones in situ suelen ser las que mejor conocen la situación local y saben qué medidas son necesarias y útiles a la hora de superar los problemas existentes.

Paz y justicia


El financiamiento de proyectos por parte de Kindermissionswerk siempre tiene la finalidad de contribuir a conseguir más justicia y, por ende, más paz para los niños y los jóvenes del mundo. Por ello, las ayudas de Kindermissionswerk tienen como principal objetivo la realización de los derechos de los niños y jóvenes, tal y como están anclados en la Convención de los Derechos del Niño suscrita por las Naciones Unidades en 1990. Se trata concretamente de sus derechos culturales, sociales, económicos, políticos y civiles, así como de la satisfacción de sus necesidades básicas, como la alimentación, la salud, el vestido, la vivienda, la educación, etc. La realización de estos derechos constituye para los niños y jóvenes el requisito necesario para salir del círculo vicioso de la pobreza.

Conservación de la creación


Muchos millones de niños tienen que vivir en un ambiente que afecta su salud y desarrollo. Los proyectos de Kindermissionswerk deben llevarse a cabo en un marco que proteja el medio ambiente, evite daños ecológicos y conserve un mundo saludable para los niños y las generaciones futuras. A su vez, deben fomentar la concienciación de los niños y jóvenes frente a la conservación de la creación.

Desarrollo integral


La promoción de proyectos por parte de Kindermissionswerk tiene por objeto el desarrollo integral de los niños y jóvenes en su entorno social y familiar. En el foco de nuestra atención está el ser humano en su totalidad. Las necesidades físicas, espirituales e intelectuales no se consideran por separado, sino que se toman en cuenta todas en la misma medida. Cada ayuda considera tanto el desarrollo físico como el psíquico y mental de los jóvenes, por lo que abarca también aspectos religiosos, culturales, sociales, económicos y ecológicos.

Solidaridad y subsidiariedad


Los proyectos y programas promocionados por Kindermissionswerk son expresión de la solidaridad tanto de los niños Sternsinger, como de nuestros donantes y multiplicadores en Alemania con las niñas, niños y jóvenes desfavorecidos de los países de destino. A través de actividades de relaciones públicas, información objetiva sobre la situación de niñas, niños y jóvenes en el mundo, así como a través de procedimientos transparentes y costes administrativos reducidos, Kindermissionswerk intenta mantener y consolidar esta solidaridad en la opinión pública nacional y sobre todo en los niños alemanes. Kindermissionswerk pone de manifiesto su solidaridad con las contrapartes de los proyectos en los países de destino mediante una gestión profesional de los proyectos desarrollada en un ambiente de colaboración mutua. No obstante, la solidaridad de Kindermissionswerk requiere y exige a su vez la solidaridad de las contrapartes de los proyectos y de las organizaciones sociales y eclesiásticas locales junto con los grupos objetivo.

Además de la solidaridad, el principio de la subsidiariedad en el trabajo de los proyectos es también de crucial importancia. Kindermissionswerk ayuda allí donde in situ no es posible ofrecer suficiente ayuda con los recursos propios. Nuestra ayuda financiera es ayuda para la autoayuda y no sustituye la iniciativa de la contraparte, que siempre debe ser el punto de partida de toda solicitud. Las contrapartes y los grupos objetivo deben ser el sujeto del propio desarrollo, o sea, no deben convertirse en el objeto de la prestación de ayuda, ya que con ello se viola la dignidad humana. Nosotros fortalecemos la iniciativa de las contrapartes para que estén en condiciones de asumir su responsabilidad a largo plazo. Debe asegurarse que los grupos objetivo se involucren participativamente y, además, que se tome en cuenta y fomente su voluntad de autoayuda. Kindermissionswerk desea que en cada aporte que realiza a un proyecto, la contraparte realice un aporte propio local. De esta forma se favorece el efecto duradero del proyecto y se contribuye a preservar en todo momento la dignidad de la contraparte y del grupo objetivo. La subsidiariedad implica que la contraparte participe activamente en la consecución de subsidios locales y/o estatales y en la generación de recursos propios in situ.

Orientación a la base


Kindermissionswerk fomenta de forma específica organizaciones contraparte que apoyan a través de proyectos directamente a niñas, niños y jóvenes. Para ello es preciso que las contrapartes del proyecto estén cercanas al grupo objetivo e involucren su entorno familiar y social inmediato. De ser posible, se involucrará activamente en la planificación e implementación a los beneficiarios de los programas de ayuda, al menos en la medida en que su edad y su grado de madurez lo permitan. Solo así es posible aplicar las medidas de forma precisa allí donde es necesario y surte el efecto deseado. El objetivo de los proyectos no es fomentar a determinados niños, niñas y jóvenes necesitados, sino erradicar las causas de su situación de necesidad. Su finalidad es crear estructuras y condiciones más justas.

Sostenibilidad


La ayuda de Kindermissionswerk debe tener un efecto duradero y generar cambios positivos. Por ello, los proyectos deben estar concebidos de manera que aseguren la sostenibilidad. El objetivo es fortalecer a largo plazo las estructuras que ofrecen a los grupos objetivo un futuro digno. Para garantizar la sostenibilidad, buscamos apoyar a las contrapartes de tal forma que sean capaces de asumir a largo plazo y por cuenta propia la continuación del proyecto. El fomento de la autonomía forma parte integral de la promoción de proyectos por parte de Kindermissionswerk. Es preciso evitar la dependencia duradera de ayudas extranjeras. Esto implica que los proyectos se integren en las estructuras de la Iglesia y de la sociedad del lugar y no funcionen de forma paralela o incluso compitan con ellas. De esta forma, la promoción de proyectos constituye una contribución esencial al desarrollo socialmente justo, económico, eficiente y ecológicamente viable de niños y jóvenes in situ.

Principio de solicitud y diálogo con las contrapartes


Kindermissionswerk no desarrolla proyectos propios, sino actúa a partir del estudio y aprobación de las solicitudes escritas presentadas por organizaciones contrapartes, quienes, aun en el caso de necesitar asistencia y asesoramiento técnico para completar la formulación de la propuesta por parte de nuestra, se consideran los actores responsables del cambio efectivo en el lugar. De este modo, las contrapartes aseguran la calidad del trabajo y de los resultados del proyecto gracias a su propia experiencia, por lo general amplia, y en colaboración con Kindermissionswerk. El requisito para que se establezca la cooperación es la presentación de una solicitud elaborada y enviada por la contraparte desde el país del proyecto. Las organizaciones contraparte establecen contacto con Kindermissionswerk y le presentan una solicitud de ayuda financiera. Esta deberá ser elaborada conforme a las directrices vigentes de Kindermissionswerk para la realización de las medidas que planean. Como partes responsables del proyecto deberán actuar tanto el representante legal de la organización contraparte (organización jurídicamente responsable del proyecto) como la persona encargada de la implementación del proyecto. El responsable legal de la organización asumirá la firma del contrato que se celebre con Kindermissionswerk.

La solicitud debe contener toda la información necesaria sobre la organización jurídicamente responsable del proyecto, del representante legal y del coordinador del proyecto, así como sobre los objetivos y contenidos del proyecto y el grupo objetivo. De igual modo, el solicitante debe presentar un presupuesto y un plan de financiamiento. La decisión de aprobar la ayuda es adoptada por los gremios correspondientes en Kindermissionswerk. Una vez aprobada la solicitud, las partes asumirán la responsabilidad de la implementación del proyecto regulada a partir de la celebración de un contrato de proyecto, así como de rendiciones de cuentas completas y transparentes. Kindermissionswerk se responsabiliza de acompañar y asesorar a los solicitantes, de analizar técnicamente la solicitud y tras una eventual aprobación, evalúa los informes sobre la implementación del proyecto y la rendición de cuentas. Kindermissionswerk establece un diálogo sincero con los contrapartes para conocer y esclarecer las mayores necesidades y urgencias en su trabajo, buscando comprender mejor los objetivos que se buscan con cada proyecto. Esta cooperación exige un contacto directo con las contrapartes sobre el terreno, por ejemplo, en forma de viajes de proyecto y la visita de las contrapartes a la sede central.

Prevención de la corrupción y transparencia


Como en muchos otros ámbitos que tienen que ver con recursos, de capital y personales, la cooperación para el desarrollo, también la eclesial, es vulnerable a la corrupción. Esto es aplicable tanto a los actores de la cooperación en Alemania como a los de los países con los que se coopera. Kindermissionswerk tiene una corresponsabilidad especial para que los fondos lleguen a los beneficiarios en los demás países y se empleen de forma responsable, ya que en última instancia la corrupción perjudica a las personas que necesitan ayuda, en nuestro caso los niños.

La corrupción solo puede contrarrestarse mediante la máxima transparencia posible. La transparencia debe garantizarse desde la presentación de la solicitud hasta la finalización de las medidas de apoyo, tanto desde la sede central de Kindermissionswerk como en el entorno del proyecto. En nuestra sede central, unas estructuras claras de toma de decisiones, basadas en una información suficiente y adecuada, así como el denominado "Principio de los cuatro ojos", propenden la transparencia debida.

Al recibir una ayuda, las contrapartes se comprometen a rendir cuentas sobre la recepción y el empleo de todos los fondos empleados en el proyecto. Esta transparencia exige, por una parte, que se expongan claramente desde un primer momento los objetivos, la planificación y las necesidades de financiamiento y, por otra, que se rinda cuentas de un modo adecuado, comprensible y verificable. Los contrapartes reciben de Kindermissionswerk una clara exigencia de transparencia, que será parte esencial del contrato a celebrar en caso de aprobación de una ayuda. Durante todo el período de duración del proyecto deberá cada contraparte recopilar todos los documentos relativos al proyecto, especialmente los comprobantes de los gastos. Tras la finalización del proyecto, además de presentar un informe financiero y narrativo detallado a Kindermissionswerk, la contraparte en el proyecto deberá rendir cuentas de hasta qué punto se han alcanzado los objetivos fijados en la solicitud del proyecto y lo acreditará a partir de indicadores estipulados. Del mismo modo, también planteará perspectivas de cómo se podrá garantizar el éxito del proyecto a largo plazo y cómo se podrá comprobar tal logro. Las contrapartes que en proyectos anteriores no hayan demostrado la transparencia debida, p. ej. al no haber presentado ningún informe o no lo suficientemente detallado, ya no podrán recibir más fondos de Kindermissionswerk.

Profesionalidad


Kindermissionswerk se esfuerza constantemente por ofrecer una gran calidad en su apoyo a proyectos. Deben alcanzarse los objetivos perseguidos en cada proyecto, las ayudas deben llegar allí donde se necesiten y la situación de niñas, niños y jóvenes debe mejorarse de forma sustancial y sostenible. La profesionalidad también significa que se eviten consecuencias negativas en el entorno del proyecto (principio de "Do no harm"). Existe calidad cuando la ayuda es significativa, efectiva y eficiente, a la vez que socialmente justa y sostenible. Es significativa cuando el proyecto es acertado y necesario; es efectiva cuando se alcanzan los objetivos fijados; es eficiente cuando los objetivos se alcanzan con costos reducidos; es socialmente justa cuando fomenta los derechos de niños y jóvenes, y es sostenible cuando muestra un efecto duradero y basado en la autonomía. La profesionalidad es la única manera de alcanzar la calidad. La profesionalidad se alcanza gracias a la cualificación de los funcionarios de Kindermissionswerk y a través del fortalecimiento de las capacidades de las contrapartes y se fomenta mediante la evaluación permanente y el seguimiento de los efectos alcanzados con los proyectos. Gracias a esta nuestra profesionalidad, es decir, a nuestro compromiso por una diligente, ahorrativa y uso de donaciones en todo ajustado a las normas y leyes, nos es otorgada anualmente la Certificación del Instituto Central Alemán de Asuntos Sociales (DZI).

Cooperación


Kindermissionswerk no es el único actor en el panorama eclesial de las instituciones de ayuda. Trabajamos estrechamente con otras instituciones, en particular con las instituciones miembro del denominado Grupo MARMICK (que reúne a todas las instituciones de ayuda oficiales católicas alemanas, a saber: Misereor, Adveniat, Renovabis, Missio Aachen y Missio München, Caritas international, así como Kindermissionswerk ,Die Sternsinger'). Estas instituciones llevamos a cabo nuestra cooperación internacional de forma complementaria y nos apoyamos y fortalecemos mutuamente. Es así que las instituciones miembros de MARMICK acordamos políticas relativas a países y regiones, cofinanciamos proyectos seleccionados y evitamos casos de doble financiamiento. Otras Instituciones de cooperación con quienes tenemos lazos estrechos son las Órdenes Misioneras alemanas que apoyan a los más necesitados en los países del Sur y del Este. Por último, nuestro vínculo mayor y natural es con las Instituciones integrantes de POSI (Pontificium Opus a Sancta Infantia en latín, es decir la Obra Pontificia de la Santa Infancia) y de POSPA (Pontificium Opus a Sancto Petro Apostolo en latín, es decir la Obra Pontificia de San Pedro Apóstol), de las que Kindermissionswerk es parte integral y con las que está íntimamente relacionada tanto desde el punto de vista histórico, como estructural a nivel eclesial.

Unser Spendenkonto
IBAN: DE 95 3706 0193 0000 0010 31
BIC: GENODED1PAX


Das Sternsingen ist im Dezember 2015 in das bundesweite Verzeichnis des immateriellen Kulturerbes aufgenommen worden.